Reseña del libro Estación de Tormentas de Andrzej Sapkowski

¡Hola bizantinos! Hoy os traigo la reseña del último libro de la saga de Geralt de Rivia del escritor polaco de literatura fantástica Andrzej Sapkowski, Estación de Tormentas. Es de muy reciente aparición en librerías, pues se puso a la venta el 23 de abril (día del Libro) de este mismo año. Ha sido editado por Artifex, la nueva andadura empresarial de Luis García Prado, editor en Bibliópolis y en Alamut, y dueño de la recomendable librería online Cyberdark.net. De hecho, la saga del brujo, como es usualmente conocida, un servidor la tiene a caballo entre los ejemplares de Alamut (con una portada en la que aparece algún personaje importante de la serie) y de Bibliópolis (portadas en las que aparece un simple dibujo de, por ejemplo, una hacha cruzada con un arco en un fondo que semeja un campo de batalla).

Portada de Estación de Tormentas de Andrzej Sapkowski con la bella Lytta Neyd mirándonos de forma misteriosa.
Portada de Estación de Tormentas de Andrzej Sapkowski con la bella Lytta Neyd mirándonos de forma misteriosa.

De Andrzej Sapkowsky podemos decir que es un escritor polaco de literatura fantástica que salto a la fama por sus libros sobre Geralt de Rivia. Las andanzas y peripecias del brujo dieron lugar a dos libros de historias autoconclusivas, en los que se presentaban a los personajes y se aportaba información de cómo es el mundo en el que se desarrollan sus aventuras, y a cinco en los que se desarrolla la historia como tal. También es el escritor de una trilogía que mezcla lo fantástico y lo histórico ambientada en el periodo de la herejía husita en el siglo XV de la que falta por publicar en España la tercera parte (Lux perpetua), y de la novela Víbora, ambientada en los ochenta del pasado siglo en la Guerra de Afganistán que contribuyó bastante a llevar al ocaso a la extinta URSS.

Andrzej Sapkowski, el genial polaco autor de la saga del brujo Geralt de Rivia, la trilogía ambientada en la herejía Husita y el particular Vibora.
Andrzej Sapkowski, el genial polaco autor de la saga del brujo Geralt de Rivia, la trilogía ambientada en la herejía Husita y el particular Vibora.

A día de hoy sólo hay una edición de Estación de Tormentas, la cual es de tapa blanda aunque más adelante saldrá a la venta una edición coleccionista con tapa dura y sobrecubierta por un precio algo mayor. El papel me ha parecido de un gramaje algo menor que el de los libros de la saga del Brujo. En la portada aparece la sugerente hechicera Lytta Neyd, hechicera pelirroja llamada Coral por el tono de pintalabios que utiliza, con la villa portuaria de Kerack al fondo. Llama la atención la ausencia de páginas de cortesía tanto al inicio del libro como a su final.

Contraportada de Estación de Tormentas de Andrzej Sapkowski
Contraportada de Estación de Tormentas de Andrzej Sapkowski

Entrando en materia, esta nueva aventura del brujo Geralt de Rivia es una historia autoconclusiva de una trescientas páginas que se sitúa cronológicamente antes del desarrollo de la historia de la saga. En Estación de Tormentas Geralt viaja hasta la portuaria villa de Kerack y se ve envuelto en varias conspiraciones, ambas intrigas tanto de índole política como propias de los hechiceros. Regresa el brujo, regresa nuestro bardo fanfarrón y mujeriego favorito, Jaskier, y cierta hechicera de la que no vamos a revelar el nombre pero que deja las páginas impregnadas de su característica fragancia a lilas y grosellas. Esta vez la historia se circunscribe a una situación geográfica muy concreta, la capital del reino de Kerack, del mismo nombre. En ella Geralt será testigo y padecerá las diferentes conspiraciones que hay en la corte de dicho reino por la sucesión de Belohun, rey con demasiados hijos varones en edad de gobernar. Aparecerá con fuerza desde los primeros compases de la novela la figura de Lytta Neyd, bellísima hechicera pelirroja, con la que Geralt se topa en su camino y con la que mantendrá una relación difícil desde un primer momento.

Auténtico medallón de un brujo de la escuela del Lobo. Es el emblema y símbolo de su cargo. Al entrar en contacto con algo mágico emite vibraciones que alertan al brujo del posible peligro.
Auténtico medallón de un brujo de la escuela del Lobo. Es el emblema y símbolo de su cargo. Al entrar en contacto con algo mágico emite vibraciones que alertan al brujo del posible peligro.

En el arco temporal de la historia podemos situar Estación de Tormentas entre una de las numerosísimas peleas por las que atraviesa la relación, tan apasionada como volátil, del brujo con la hechicera Yennefer. Lógicamente, como no podía ser de otra forma, Geralt acaba sucumbiendo a los encantos de Lytta en los primeros capítulos de la narración lo cual, como todo en las novelas de Sapkowski, no es exactamente lo que parece. Y, sin desvelar nada más, llegamos al que es el epicentro de la novela, un encargo de un grupo de hechiceros situados en Rissberg, auténtico laboratorio en el que se crean cosas que tal vez no debieran haber sido creadas. Rissberg está regido por una leyenda viva dentro del gremio hechiceril, el archimaestre Hortulano, que ha dedicado su vida al progreso de la especie humana aun a costa de inventos que podrían, tal vez, destruirla. Allí el brujo recibe la misión de encontrar al hechicero que está jugando con magia prohibida, en concreto goecia, consistente en invocar a un demonio, utilizarlo para oscuros fines y después liberarlo. El problema reside en que es muy difícil controlar al demonio y en varias aldeas han sido bestialmente masacrados todos sus habitantes…

Adelanto editorial de Estación de Tormentas que sirvió para ponernos los dientes largos durante un año y, a día de hoy, de pieza de coleccionista.
Adelanto editorial de Estación de Tormentas que sirvió para ponernos los dientes largos durante un año y, a día de hoy, de pieza de coleccionista.

Sapkowsky, fiel a su estilo, nos transporta a un mundo de fantasía en el que la ficción se combina a la perfección con lo más siniestro de la realidad. Así, en este libro tenemos temas cotidianos del “mundo real” incardinados en el fantástico universo del brujo. Esto, a mi humilde entender, es lo que humaniza tanto los libros de Geralt de Rivia haciéndolos aptos no sólo para el lector aficionado a lo fantástico sino también a aquél que sólo desee una buena historia, pues por sus páginas desfilan, amen de enanos o reinos medievales, espinosos temas actuales como el aborto, el progreso científico, las armas de destrucción masiva, etc. En un plano más personal, nos encontramos con la recurrente y tóxica relación que mantienen Yennefer y Geralt, plagada de infidelidades mutuas, de reconciliaciones tan apasionadas como, generalmente, breves que siempre acaban con uno de los dos dándose el bote. Con todo esto, Sapkowsky logra hacer que lo fantástico tenga una inusual capa de veracidad dentro del género que le hace tan característico y es cimiento de su éxito.

Contraportada de Estación de Tormentas de Andrzej Sapkowski.
Contraportada del adelanto de  Estación de Tormentas de Andrzej Sapkowski.

La verdad es que me cuando me enteré que Sapkowski volvía al brujo no supe qué pensar. En internet, fuente de todo rumor en el que cualquier chisme tiene su acomodo, se comentaba que con la trilogía husita y Víbora no acababa de encontrar su sitio y que las ventas, aunque sustanciosas, bajaron respecto a la saga del brujo. No se si será verdad, lo que sí es verdad es que yo, que me he leído Narrenturm, Los guerreros de Dios y Víbora; doy fe de que es de lo mejor que te puedes echar a los ojos dentro de sus respectivos géneros. Estación de Tormentas es por derecho propio un libro más de la saga que, cronológicamente al menos, lo podríamos situar junto a El último deseo y la Espada del Destino, aunque en calidad literaria es más análogo a los cinco volúmenes que contienen la saga como tal. Esto requiere una explicación, el que esto escribe tiene a los dos volúmenes de historias cortas como lo mejor de la saga y, ya puestos, como lo mejor que ha escrito hasta ahora Sapkowski. Es, sin lugar a dudas, un muy recomendable libro que gustará en especial a todos aquellos que ya disfrutaron de los anteriores libros sobre Geralt de Rivia. Nadie como Andrzej Sapkowski es capaz de escribir algo cómo: “El tirador que hizo uso del invento, interrogado acerca de la efectividad del arma, no tuvo más remedio que responder, al parecer, que el lanzabalas era igual que su suegra. Pesado, feo y completamente inútil. No valía para nada, sólo para cogerlo y hundirlo en el río”.

Yennefer de Vengerberg en todo su esplendor tal y como aparece en la portada del segundo libro de la saga, La espada del destino.
Yennefer de Vengerberg en todo su esplendor tal y como aparece en la portada del segundo libro de la saga, La espada del destino.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s